¿Cómo nos afecta la prima de riesgo elevada?