Cómo operar con seguridad con tu tarjeta de crédito
Cada día, realizamos varios pagos con la tarjeta de crédito, ya sea por teléfono, Internet o abonando personalmente en la tienda o establecimiento. Este gesto se convierte en algo tan cotidiano que muchas veces nos relajamos en lo que se refiere a las precauciones que debemos tomar al utilizar este medio de pago pagar evitar que nuestra tarjeta sea clonada.

Esto nos puede llevar a tener que hacer frente después a los cargos que los estafadores han realizado con nuestra tarjeta o comenzar un proceso interminable para reclamar los importes cargados de forma fraudulenta en nuestra tarjeta. Para evitar esto, conviene tomar una serie de precauciones a la hora de utilizarla:

– Firmarla en cuanto la recibamos, sobre todo al renovarla. De este modo, garantizaremos que nos comprobarán la firma cuando realicemos un pago con ella y que no puede ser firmada por nadie más en caso de robo o extravío.

– Memorizar el PIN de la tarjeta. No apuntarlo ni en la cartera ni en el móvil, ya que nos pueden robar ambos junto con la tarjeta. Tampoco deberemos utilizar como PIN números que puedan ser conocidos por otras personas, como nuestra fecha de nacimiento, nuestro DNI o cualquier otro número que sea fácilmente adivinable (el famoso 1234).

– Consulta con frecuencia el extracto de tu tarjeta, para verificar que no existen cargos diferentes a los que tú has realizado.

– Si operas habitualmente con tu tarjeta en Internet, es aconsejable adquirir una tarjeta virtual que no permita acceder directamente a tu cuenta bancaria. Sea cual sea el tipo de tarjeta que utilices, verifica que son sitios seguros y nunca facilites el número secreto de tu tarjeta o claves de la misma a mails que recibas aparentemente enviados por tu entidad bancaria.