Cómo organizar una Primera Comunión económica
Una de las citas ineludibles que muchos padres tienen en los meses de abril, mayo y junio es la Primera Comunión de alguno de sus hijos, lo que supone tener que hacer frente a un gasto que muchas veces se asemeja más al de una boda que al de la comunión de un niño. Restaurante, invitaciones, fiesta, fotos, vídeos y un largo etcétera de elementos que, todos juntos, desnivelan muchos presupuestos.

Dado que no queremos renunciar a la celebración, lo mejor es seguir una serie de pautas que nos ayuden a ahorrar sin que por ello la celebración quede deslucida.

– Vestido o traje: El gasto medio que nos puede suponer vestir completamente a nuestro hijo o hija para este día puede rondar los 400 euros. Esta cifra la podemos reducir sensiblemente si pedimos prestado el traje a un amigo o a un familiar, si lo compramos de segunda mano o si lo alquilamos.

Estas últimas opciones son especialmente rentables si sólo tenemos un hijo, ya que nos evitaremos un gran gasto en un traje que, seguramente, no volverá a utilizarse.

– Banquete: Otra gran parte del presupuesto de la Comunión la tendremos que dedicar a este apartado. Para ahorrar, lo mejor es reducir la lista de invitados lo más posible y celebrarlo en un local que no esté especializado en este tipo de eventos, donde los precios serán más altos. Se trata sólo de buscar uno con un menú que nos guste para el evento y en el que el menú sea lo más ajustado posible. Otra opción que tenemos, especialmente si tenemos jardín, es organizar la comunión en casa.

– Fotos: Si tienes algún familiar o amigo al que le guste la fotografía, no dudes en pedirle que haga algunas fotos. Así, puedes montar tu propio álbum, a través de Internet, con lo que te saldrá mucho más económico.