Cómo solicitar la Ayuda a la Dependencia
Cuidar a una persona que necesita ser atendida las 24 horas del día es una tara ardua para los familiares de la misma, pero el caso se complica aún más si la familia no tiene recursos económicos suficientes bien para contratar ayuda especializada para cuidar al enfermo o dependiente o para hacer frente a los gastos derivados de este tratamiento. Esta preocupación económica se une así a la preocupación por el dependiente, lo que hace que la situación se torne angustiosa para muchas familias.

Para paliar esta situación fue aprobada la Ley de Dependencia, destinada principalmente a personas que no pueden valerse por sí mismas, para proporcionarlas ayuda a domicilio, teleasistencia, ayudas para para los familiares encargados de su cuidado, etc.

Aunque la Ley de Dependencia no es nueva, cada día muchas personas se encuentran con la tarea de cuidar a un enfermo que no puede valeres por sí mismo, por lo que no está de más recordar los pasos para acceder a ella:

– Deberemos solicitar la ayuda a nuestra Comunidad Autónoma, solicitando una valoración del enfermo de forma que los servicios sociales de la misma valoren el grado de dependencia.

– Obtener la acreditación del grado y nivel de dependencia. Esta acreditación es válida para toda España, independientemente de la comunidad en la que se haya solicitado.

– Si se aprueba la solicitud, los servicios sociales elaboran un plan de atención para esa persona tras la valoración y recibirán la prestación o los servicios necesarios.

Las prestaciones económicas que se pueden percibir son:

– Vinculadas al servicio: Las reciben aquellos que no pueden acceder a los servicios públicos de atención a la dependencia.

– Para cuidados en el entorno familiar: Se ofrece cuando la persona dependiente es cuidada por sus familiares.

– De asistencia personal: Proporciona a la persona dependiente la ayuda necesaria para contratar a una persona que le ayude a desenvolverse en su vida diaria.