Consejos para contratar un depósito a plazo fijo
Lo importante de tener dinero es que el mismo montante genere rendimientos. Una de las opciones más interesantes son los depósitos. Sin embargo, conviene tener en cuenta algunas cosas antes de contratar un depósito a plazo fijo. Lo primero es necesario comparar su rentabilidad con el tipo de interés que ofrecen otros productos. Y es que, dependiendo de cada oferta, es posible que existan otras alternativas para conseguir una mayor remuneración. La deuda pública y las cuentas de ahorro que ofrecen algunos bancos pueden ser otras opciones atractivas a la hora de rentabilizar el dinero.

En segundo lugar, el plazo del depósito es también un factor a tener muy en cuenta. Antes de elegir un depósito es imprescindible valorar si se va a necesitar el dinero durante ese periodo de tiempo, ya que es muy habitual que los bancos impongan una penalización a las cancelaciones anticipadas. Por lo tanto conviene hacer una planificación financiera personal en base a nuestras necesidades presentes y futuras.

Conviene saber que algunas entidades dan rentabilidades muy atractivas pero a veces es a cambio de importes muy elevados, por lo que es necesario tener en cuenta la capacidad del ahorrador para depositar esa cifra. Los mejores depósitos solamente admiten cantidades superiores a 50.000 euros, pero está claro que no todo el mundo dispone de esa cantidad.

Ten en cuenta que a la hora de solicitar un depósito, es muy habitual que los bancos pidan la vinculación del cliente. En algunas ocasiones, requieren que se abra una cuenta corriente o que, incluso, se domicilie la nómina. En este último caso, es imprescindible valorar si es rentable perder los beneficios que ofrecen otras entidades.

Por supuesto, las comisiones son otro factor que conviene analizar en profundidad. A veces, la cuenta vinculada al depósito obliga a pagar comisiones por mantenimiento o administración. Consulta siempre la letra pequeña del contrato para no llevarte sorpresas. Te pueden ofrecer más rentabilidad pero si luego te cobran más comisiones, pues no merece la pena.

Finalmente, dependiendo del perfil del cliente, el periodo de liquidación de intereses también puede tener su importancia. En algunos depósitos el cobro de las plusvalías es anticipado, mensual, trimestral, semestral, anual o a vencimiento.