Cuentas bancarias con tarifa plana
Aunque tendemos a asociar la tarifa plana con las telecomunicaciones, no es éste el único campo en el que funcionan. Las entidades bancarias han visto en este producto una oportunidad de conseguir clientes y los clientes una oportunidad de ahorrar en sus operaciones bancarias, razón por la cual comienzan a popularizarse las cuentas bancarias con tarifa plana.

Contratar una cuenta bancaria con tarifa plana nos va a permitir disfrutar de una cuenta abonando tan sólo una cantidad fija en concepto de comisión, independientemente de las operaciones que realicemos con dicho cuenta. En principio, esto puede no parecer una oferta muy atractiva, pero esta impresión desaparece si hacemos números y nos damos cuenta de que, desde el 2011, las comisiones que nos cobran los bancos y cajas por realizar operaciones como retirar dinero de un cajero, realizar transferencias o ingresar cheques se han incrementando, en algunos casos, hasta un 44,2%.

Esto implica que cada vez pagamos más por realizar estas operaciones y que, al cabo de un año, llegamos a pagar una suma considerable si las realizamos de forma habitual.

Este tipo de cuentas tienen también la ventaja de que su precio no suele ser muy elevado, por lo que son prácticamente accesibles para todos los que estén interesados en ellas. De hecho, lo que deberemos abonar al mes, dependiendo del producto que contratemos y de las operaciones que realicemos, suele estar entre 5 y 10 euros al mes, lo que puede suponer un gran ahorro para muchas familias.

Por ahora podemos encontrar este producto en LaCaixa, el Banco Sabadell, Banesto, Banco Popular, Ibercaja, Bancaja, Bankinter, Caixa Galicia, BBVA Caja España y Uno-e), por lo que podemos elegir entre una varia oferta, aunque antes de contratarlas debemos leer bien las condiciones de la mismas, para elegir el producto que más se adecúe a nuestras necesidades.