Derecho a desistir del contrato en los créditos al consumo
El pasado 25 de septiembre entró en vigor la nueva Ley de Contratos de Créditos al Consumo, que busca, ante todo, otorgar una mayor protección del consumidor a la hora de contratar dichos créditos. Muchos consumidores que contrataron dichos créditos se han visto a merced de empresas que cobraban intereses abusivos si existía demora o descubierto, les cobraban cantidades de forma indebida o no les informaban correctamente de todos los aspectos del crédito. Con esta ley se ha querido cambiar todo ello.

Por ello, la principal novedad de esta ley es que ofrece al consumidor a desistir del contrato, es decir, si solicita el crédito y firma el crédito para ello, dispone de un plazo de 14 días para echarse atrás y dejar sin vigor el contrato, sin ninguna penalización y sin necesidad de explicar por qué lo hace.

Este plazo empieza a contar desde el día en que se forma el contrato y el desistimiento hay que realizarlo por cualquier medio del que quede constancia documental según el ordenamiento jurídico, es decir, mediante burofax, telegrama con acuse de recibo o mediante notario. Si se hace de otro modo, vía fax normal, correo electrónico o telefónica, el desistimiento no tendría validez.

Si la entidad que nos ha facilitado el préstamo ya nos ha transferido el dinero a nuestra cuenta, deberemos devolver el capital prestado y el interés que, según el contrato que hayamos firmado, se hay acumulado sobre el monto del préstamo desde el día en que tuvimos el dinero disponible en nuestra cuenta hasta el día que lo hemos devuelto. El reembolso del dinero debe hacerse dentro del plazo de 30 días naturales desde que hemos enviado la notificación de que hemos decidido desistir del contrato.