Diferencias entre un crédito y un préstamo
Muchas veces se nos plantea la misma duda: ¿Tengo que pedir un crédito o un préstamo? Por definición, un crédito es un método de obtención de financiación mediante la cual, la entidad financiera se obliga así misma a poner a nuestra disposición las cantidades que necesitemos en cada momento. Mientras que un préstamo es un contrato por el cual se solicita a la entidad financiera una cantidad determinada de dinero.

En ambos casos, nosotros como clientes tenemos una obligación legal de devolución de ese dinero en los plazos pactados o pago único. Además, la entidad financiera que es la que presta dinero, nos puede cobrar los gastos de los intereses y comisiones que se hayan suscrito en el contrato.

Por lo tanto una vez tenemos claro esto, si necesitamos dinero para inversiones a largo plazo con diferentes volúmenes, lo mejor para nosotros será un préstamo. Si nuestra necesidad económica es más concreta o definida, sin conocer exactamente la cantidad que podemos necesitar y cuando lo necesitamos, deberemos pedir un crédito.

Por otro lado, también puede variar según la cantidad que necesitemos. Por lo tanto, si pedimos una cantidad elevada que devolveremos a más largo plazo necesitaremos un préstamo. Por contra, si la necesidad que tenemos es de una financiación pequeña y rápida lo mejor es contar con un crédito, en ese caso devolveremos el dinero una vez volvamos a tener liquidez.

Si buscamos tener la posibilidad de renovar solamente el crédito nos permite obtener más dinero con las mismas u otras condiciones tantas veces como queramos, puesto que que el préstamo es una actividad financiera única y por tanto no pueden modificarse las condiciones.

Otro aspecto importante son los pagos anticipados. Los créditos ofrecen la posibilidad de reintegrar parte del dinero en cualquier momento. Sin embargo en los préstamos devolver el dinero antes de tiempo o las cancelaciones parciales o totales suponen grandes penalizaciones.

Respecto a las cuotas, los préstamos corren con un tipo de pago amortizable, esto significa que recibimos el dinero y vamos haciendo los pagos en forma de cuota, en cambio los créditos tienen la condición de poder ser reintegrables en cualquier momento dentro de las fechas marcadas en el contrato crediticio.