El Banco de España prohíbe la letra pequeña en los contratos bancarios