El Banco Mundial, una ayuda al desarrollo