El gobierno obliga a declarar las cuentas en el extranjero