El oro como una inversión de futuro
Los analistas no se ponen de acuerdo en la futura evolución del precio del oro. Mientras unos muchos apuestan que seguirá aumentando, en base a la previsible inflación que produciría una eventual creación de masa monetaria para afrontar los déficits de las economías occidentales, otros se muestran muy cautelosos sobre una posible burbuja del metal más preciado.

Lo primero que hay que hacer para invertir es saber si el precio del oro está barato o caro, ello se consigue analizando los motivos de su subida en los últimos años, que le ha llevado a triplicar su valor desde 2007. El precio del oro puede subir por distintos motivos:

– El aumento de los costes: Los costes han aumentado aproximadamente un 30%, mientras que el precio ha aumentado un 300%. A simple vista parece una subida de precio totalmente desproporcionada.

– El descenso de la oferta: Si la producción desciende, el precio sube. Pero además hay que tener en cuenta que el oro es un material muy reciclable que prácticamente nunca se pierde (aproximadamente solo el 2%).

– El aumento de la demanda: Viendo que las otras dos razones no favorecen la fuerte subida del precio del oro que ha tenido lugar, esta podría ser la principal razón. La crisis financiera es sinónimo de crisis monetaria, y si las monedas valen menos dinero, los inversores compran metales, como el oro.

Por otra parte, tenemos dos clases de compradores de oro: los que necesitan oro físico (fabricantes de joyas o joyeros) y los especuladores, es decir los que no lo necesitan físicamente porque no lo van a utilizar para nada más que para venderlo. En condiciones normales de mercado, los que deberían tener más fuerza serían los inversores reales y los especuladores seguir sus pasos, aprovechando la tendencia. Sin embargo, este paradigma ha cambiado y coincide con los años de mayor subida del precio. Hay dos claros motivos:

– La compra por parte de ETF’s, es decir fondos de inversión que replican el precio del oro (por lo tanto deben comprar oro), ha subido desde poco más de 500 Toneladas en 2007 a algo más de 2.000, lo que supone un incremento del 300%.

– La compra de futuros sobre oro (herramienta puramente especuladora) ha pasado de algo menos de 100 Toneladas en 2007 a 250 en 2011, es decir un incremento más del 250%.

De todo esto sacamos una conclusión muy interesante y es que el motivo de la subida del oro es por la fuerza de la especulación que lo ha llevado a una burbuja que posiblemente ya está explotando. No obstante, se siguen escuchando frases como “el oro nunca pierde valor” o “el oro es valor refugio”, si bien es cierto que estas afirmaciones son medio ciertas, no lo son en estos momentos donde existe una clara sobrecompra.

Por lo tanto si quieres invertir en oro, hay que tener un cuidado especial, porque nos encontramos en un momento delicado, ya que la subida del oro se ha estancado, incluso ha caído el 17% desde sus máximos de agosto. A medida que se vaya recuperando la economía y los países consigan reducir la deuda soberana, el oro irá perdiendo valor.