Eliminar deudas: el método bola de nieve