Evitar los fraudes en los alquileres de verano
Se acercan las vacaciones y, aunque los más previsores ya tienen apartamentos reservados, son muchos quienes están contratando en este momento sus vacaciones, principalmente a través de Internet. Lamentablemente, también en este momento aparecen quienes quieren hacer el agosto a costa de los particulares, y nunca mejor dicho, dedicándose a anunciar alquileres que finalmente resultan ser un fraude. Para evitar que esto pueda dar al traste con las vacaciones, lo mejor es seguir una serie precauciones para no caer en una posible estafa:

– Desconfiar de las gangas: El precio es el gancho que utilizan los estafadores para encontrar a la posible víctima. Por ello, deberemos primero observar el precio medio de los apartamentos por la zona donde queremos veranear para así tener una idea de cuál será el precio medio que nos van a pedir como alquiler.

– Desconfiar si el propietario dice no poder facilitar un número de teléfono fijo: Es muy habitual que los estafadores faciliten tan sólo una dirección de correo electrónico o un móvil desde el que puedan controlar las llamadas. Si éste es el caso, pídele todo tipo de información adicional, como más fotos del alojamiento, la dirección del mismo, firma de un documento de entrega de la señal, etc. Si es un fraude, normalmente el estafador interrumpirá todo contacto con nosotros, ya que no podrá responder a nuestras peticiones.

– Cuidado con el pago: Hay que estar alerta sobre todo si se nos pide el pago a través de servicios como Money Gram o Western Union, que suelen ser más utilizados por los estafadores que las cuentas bancarias. No pagues la totalidad del alquiler por adelantado y no des ningún dato de tipo financiero, como tu número de cuenta bancaria, seguridad social, etc.