Finanzas en pareja
Aunque no tengamos ningún problema de comunicación con nuestra pareja, el tema del dinero parece siempre una cuestión difícil de tratar. A la mayoría nos han educado en la idea de que no está “bien” hablar de dinero, o que poner la cuestión económica sobre la mesa hace quebrar la relación de pareja. Sin embargo, una de las causas que más tensión y más discusiones pueden generar en nuestra pareja es el manejo del dinero. Por ello, si antes de casarnos o vivir juntos, hablamos abiertamiente y sin miedo de este punto y lo clarificamos lo antes posible, nos evitaremos disgustos y posibles sorpresas en el futuro.

– Es muy importante el equilibrio, por ello, en lugar de destinar ambos la misma cantidad de dinero para la pareja, destinaremos el mismo tanto por ciento de nuestro sueldo, con lo cual no generaremos discusiones sobre quién pone más y quién menos.

– Es necesario hacer un balance de qué gastos son necesarios y cuáles son superfluos, de cuáles podemos prescindir y de cuáles no. Es importante un control sobre los gastos pero también que exista flexibilidad para realizar gastos extras.

– Es importante también en este ámbito mantener una cierta independencia, por lo cual lo ideal es que cada uno mantenga una cuenta personal, en la cual podamos realizar gastos que no figuren en la cuenta compartida, siempre y cuando no tengan una incidencia negativa en la economía de la pareja.

– La tolerancia es imprescindible cuando tratemos temas de dinero. Cada miembro de la pareja llega con una idea sobre él, unos hábitos de ahorro y gasto diferentes, y cuando tratemos de llegar a un acuerdo es muy importante no querer imponer nuestras opiniones y criterios.