Garantía de los bienes de segunda mano
Cada día, especialmente gracias a Internet, las compras de bienes de segunda mano se han incrementado, tanto de particular a particular como de profesionales a particulares. Son muchos quienes consiguen un dinero extra vendiendo aquello que ya no los hace falta o que ya no les cabe en casa y también son muchos quienes, al adquirirlo de segunda mano, consiguen ese objeto que desean por mucho menor precio que si fuera de primera mano ya sea a través de Internet, como hemos dicho o en una tienda física dedicada a la venta de bienes de segunda mano.

Lo que muchos compradores y vendedores de estos bienes no saben es que, el hecho de que no sea un bien nuevo, no significa que no tengan un plazo de garantía, durante el cual el comprador, si el bien resulta defectuoso o no responde a las características que indicaba el vendedor, puede reclamar para hacer valer dicha garantía.

Si quien nos vende el bien de segunda mano es un profesional como ocurre, por ejemplo, en los establecimientos de venta de coches o electrodomésticos de estas características, tendremos un plazo de un año para reclamar en caso de que el producto presente algún desperfecto o falta. Según la Ley de Defensa de los Consumidores, cualquier desperfecto que presente el bien durante los primeros seis meses desde la compra se presume que ya existía cuando se realizó la misma, salvo prueba en contrario.

En estos casos, dado que el bien es de segunda mano, el consumidor tiene derecho a una rebaja en el precio y, si los desperfectos o defectos que presenta el bien son muy graves, puede exigir la resolución del contrato de compraventa.

Si es un particular, por el contrario, la garantía será de seis meses, y las compraventas se regirán por lo dispuesto en el Código Civil.