Gastos al contratar un préstamo hipotecario
Cuando contratamos una hipoteca, además de la cantidad que solicitemos como préstamo, tendremos que abonar otra serie de gastos derivados de los trámites que realizará el banco antes de concedernos la hipoteca. Antes de la crisis podíamos solicitar préstamos hipotecarios que financiaran también estos gastos, pero actualmente pocos son los bancos que conceden préstamos que superen el 80% del valor del bien hipotecado. Por ello deberemos tener la suficiente provisión de fondos para hacer frente a estos gastos.

– Los primeros gastos serán aquellos derivados de la tasación del inmueble que el banco encargará a una empresa especializada y los que genere la solicitud de información al Registro de la Propiedad para constatar que no existen cargas sobre el inmueble que impidan llevar a cabo la venta, como hipotecas o embargos.

– Comisión de apertura: normalmente variará entre el 1 y el 2% de la cantidad que nos otorgue el banco.

– Impuesto de Actos Jurídicos Documentados: su cuantía se obtiene aplicando el 0,5% a la cantidad total garantizada, es decir, el préstamo más los intereses y las costas.

– Gastos del notario: dado que la venta necesita hacerse constar en escritura pública, será necesaria la intervención de un Notario para la operación.

– Gastos de gestión de las escrituras: Una vez firmada la hipoteca, la presentaremos en Hacienda para liquidar el impuesto correspondiente y después en el Registro de la propiedad. Normalmente este trámite lo realizará el banco, aunque si queremos podemos hacerlo nosotros mismos si el coste que nos solicita el banco por la realización de estas gestiones es muy alto. Es conveniente informarse de este punto, ya que aunque los gastos del Notario y el Registro son fijos según la cantidad solicitada, los gastos de gestión pueden variar mucho de una entidad a otra.