Gobierno y sindicatos llegan a un acuerdo sobre la jubilación
El Gobierno y los sindicatos CC OO y UGT han llegado a un principio de acuerdo sobre la reforma de las pensiones, sorteando el punto que más les diferenciaba, los años de cotización necesarios para jubilarse. Así, según este acuerdo, los trabajadores podrán jubilarse a los 65 años con la pensión íntegra siempre que hayan cotizado durante un periodo de 38 años y medio. Si no es así, para poder jubilarse a los 67 años con la pensión íntegra, un trabajador deberá haber cotizado durante un periodo de 37 años, frente a los 35 años que hay que cotizar en la actualidad para jubilarse cobrando la pensión íntegra.

También se contempla la posibilidad de que los trabajadores puedan jubilarse anticipadamente a los 63 años (actualmente esta posibilidad se da a los 61) pero en este caso se aplicarán coeficientes reductores a la pensión que se vaya a cobrar que serán variables, ya que dependerán de los años que se haya cotizado.

En cuanto al periodo de cómputo válido para determinar la cuantía de la pensión, los sindicatos han aceptado la propuesta del Gobierno según la cual se tendrán en cuenta los últimos 25 años de la vida laboral (en la actualidad son los 15 últimos).

Esta reforma no se aplicará inmediatamente, sino que será en el 2013 cuando comience a implantarse y se hará de manera progresiva hasta el 2027. Durante ese periodo se irá aumentando el periodo de vida laboral del trabajador, en un promedio de un mes y medio más cada año.

En el caso de los jóvenes, podrán sumar los años transcurridos como becarios al periodo cotizado, con un límite de dos años. Las mujeres también resultan beneficiadas, ya que las que hayan interrumpido su vida laboral para cuidar de sus hijos pueden sumar nueve meses por hijo a su cotización, con un tope de dos años.