Incentivos fiscales para pequeñas empresas
A la hora de sacar adelante una empresa, sobre todo si es pequeña, es necesario tener en cuenta todas las ayudas a nuestro alcance. Actualmente existen una serie de ventajas o incentivos para empresas de pequeño tamaño, es decir, aquellas cuya cifra de negocios ha sido inferior a 8 millones de euros en el ejercicio inmediatamente anterior que las empresas no aprovechan todo lo que podrían a efectos de Impuesto de Sociedades, y que en muchos casos ni siquiera las asesorías o gestorías tienen en cuenta. Estas ventajas son las siguientes:

Amortizaciones

– Libertad de amortización para inversiones generadoras de empleo: Para acceder al incentivo, será necesario que la plantilla media se incremente durante los 24 meses posteriores a la entrada en funcionamiento de las inversiones y mantenerse durante otros 24 meses.

– Libertad de amortización para inversiones de escaso valor: Hasta 601,01 euros de valor unitario y hasta 12.020,24 euros de amortización por periodo impositivo.

– Amortización acelerada del activo material nuevo: Se puede multiplicar por 2 el coeficiente máximo de las tablas oficiales.

– Amortización acelerada de bienes objeto de reinversión: En este caso se podrá multiplicar por 3 dicho coeficiente.

Dudoso cobro de deudores

Este es un punto importante dado el aumento de morosidad que vivimos actualmente. En este caso, se podrá deducir la pérdida por posibles insolvencias en hasta un 1% de los deudores existentes a la conclusión del periodo impositivo y no incluidos en los supuestos siguientes:

– Que hayan transcurrido seis meses desde el vencimiento de la obligación de pago

– Que el cliente haya sido declarado en concurso de acreedores.

– Que el deudor haya sido procesado por alzamiento de bienes y se le hubiese reclamado judicialmente.

Arrendamiento financiero

Se podrá deducir hasta el triple del coeficiente máximo de amortización previsto en las tablas.