La economía se regula a sí misma: los estabilizadores automáticos