La economía sumergida llegó a un 20% del PIB en 2009