La economía sumergida llegó a un 20% del PIB en 2009
Según un estudio llevado a cabo por la consultora A.T. Kearny y Visa Europa, durante el año 2009 la economía sumergía alcanzó en España un volumen de 205.200 millones de euros o, lo que es lo mismo, el 20% del Producto Interior Bruto (PIB).

Según este estudio las causas que favorecen el desarrollo de la economía sumergida en España son el alto nivel de impuestos, las cuotas a la Seguridad Social, y el hecho de que las autoridades tengan a su alcance pocos instrumentos para poder luchar contra la economía sumergida, así como que un gran volumen de la actividad económica en España se da entre PYMES y autónomos.

Analizando este fenómeno por sectores se observa que el sector donde más se da es en la construcción, con 40.000 millones, seguido de los autónomos, con 29.000 millones.

El estudio también indica que el volumen de sumergía economía en España está cinco puntos por encima de la media Europea Occidental, lo que nos sitúa en el tercer lugar que compartimos con Portugal en cuanto al porcentaje de economía sumergida con respecto al PIB y el cuarto tras Alemania, Italia y Francia en lo que a volumen total de economía sumergida se refiere.

La economía sumergida se basa principalmente en transacciones realizadas en dinero en efectivo, que son imposibles de rastrear, por lo que es más sencillo no declarar una actividad realizada un pago o un cobro recibido.

Por otra parte, el hecho de que tanto las pequeñas empresas como los empleadores o aquellas personas que disponen de un alto nivel de ingresos consideren la economía sumergida como una actividad normal hace que su arraigo sea aún mayor en la economía española.