La película Manual de un Tacaño parodia la obsesión por el ahorro