Las parejas divorciadas deben pagar la hipoteca a medias según el TS
Hasta ahora, cuando una pareja se divorciaba, el pago de la hipoteca de la vivienda que habían comprado mientras estaban casados lo realizaban ambos cónyuges en proporción al salario que tenía cada uno. A partir de ahora, sin embargo, según una sentencia del Tribunal Supremo, los ex cónyuges deberán hacerse cargo del pago de la hipoteca a partes iguales.

Esto se debe a que, según la sentencia publicada por el alto tribunal el pasado 28 de marzo, el pago de las cuotas de la hipoteca para la adquisición de la vivienda familiar se considera como una deuda de la sociedad de gananciales y no una carga del matrimonio. Por ello, corresponde a cada cónyuge pagar la mitad de la cuota, y los jueces no pueden modificar este porcentaje según las condiciones de la prestación alimentaria a los hijos determinada en la demanda de divorcio.

Con esta sentencia, de la que ha sido ponente la magistrada Encarnación Roca, el Tribunal Supremo aúna las dos líneas que se seguían hasta ahora en los procedimientos por causa de divorcio. En la Audiencia Provincial de Barcelona, por ejemplo, se rechazaba la naturaleza de la hipoteca como carga familiar, posición más próxima a la doctrina del Tribunal Supremo, miembros que en la Audiencia Provincial de Madrid se seguía, a la hora de juzgar, la doctrina de que la cuota debía repartirse entre los cónyuges de forma proporcionada.

Esta sentencia ha causado mucha preocupación entre muchas mujeres, tanto las ya divorciadas como las que están en proceso de divorcio. Sin embargo, esta sentencia no tiene efectos retroactivos, por lo que no puede aplicarse a parejas ya divorciadas. Afectará a las que se estén divorciando ahora y a las que lo hagan en el futuro.