Los bancos estarán obligados a convertir participaciones preferentes
Son muchos los clientes de entidades bancarias que, tras contratar participaciones preferentes, se encontraron con que no podían hacer efectivo el capital invertido en las mismas a menos que sufrieran una fuerte pérdida en la inversión, lo que llevó a muchos a darla por perdida.

Afortunadamente para ellos, el Ministerio de Economía ha redactado el Real Decreto-Ley de “Saneamiento y venta de activos inmobiliarios del sector financiero”, que ya ha recibido la aprobación del Gobierno de Rajoy. En este decreto, además de recoger las vías para el rescate de las entidades que lo necesiten o de la creación de un banco malo, también se recoge una disposición que permite a los inversores de preferentes exigir el canje de las mismas o de la deuda subordinada por acciones o bonos necesariamente convertibles.

Con ello, el Gobierno quiere regular bajo qué supuestos deben las entidades que emitan participaciones preferentes u obligaciones subordinadas ofrecer el canje de las mismas por acciones o bonos convertibles en renta variable. Esto supone una novedad con respecto a la legislación existente hasta ahora, que permitía a la entidad establecer, de forma unilateral, las condiciones para dicho canje, lo que obligaba a muchos inversores a dejar el capital invertido en la entidad largos periodos de tiempo antes de poder recuperar la totalidad de la inversión o a verse obligados a perder gran parte del capital invertido si decidían rescatarlo antes de terminar el plazo de la inversión.

Con este Real Decreto, sin embargo, aparecen una serie de supuestos en los que el canje será obligatorio para la entidad, permitiendo así a los propietarios de participaciones preferentes hacerse con un activo que pueden vender en el mercado, recuperando, si no todo, gran parte de su inversión.