Los españoles eliminan caprichos en la cesta de la compra