Nueva deducción por reformas en la vivienda habitual
Aunque el 31 de diciembre del 2010 terminaron tanto la desgravación por compra de vivienda como la desgravación por obras de mejora en la vivienda habitual, el Consejo de Ministros acordó el pasado 20 de abril recuperar la deducción por obras de mejora de la vivienda habitual dentro de las medidas destinadas a la recuperación económica y el empleo. Esta desgravación tiene carácter temporal, ya que es aplicable a la deducción por obras de mejora realizadas antes de diciembre de 2012.

En virtud de esta nueva medida, aquellos contribuyentes cuya base imponible no supere los 53.007,20 euros anuales, pueden deducirse el 10% de las cantidades abonadas desde el el 14 de abril de 2010 hasta el 31 de diciembre de 2012 por las obras realizadas dentro de este periodo tanto en la vivienda habitual como en el edificio en el que ésta se encuentre. La ampliación de la deducción al edificio donde se encuentre la vivienda habitual tiene por objeto reactivar el sector de la construcción, estimulando al mismo tiempo la creación de empleo.

Las obras que pueden adscribirse a esta deducción son las siguientes:

– Obras dirigidas a mejorar la eficiencia energética, la higiene, la salud y protección del medio ambiente. Dentro de este grupo se encuadran las medidas dirigidas a la utilización de energías renovables, así como aquellas tendentes a mejorar la seguridad y la estanqueidad de las instalaciones, especialmente las que tengan por objeto la renovación de las instalaciones de electricidad, agua, gas u otros suministros para la vivienda.

– Obras que mejoren la accesibilidad al edificio o las viviendas.

– Obras de instalación de infraestructuras de telecomunicación realizadas durante este periodo cuyo objeto sea permitir el acceso a Internet y a servicios de televisión digital en la vivienda habitual del contribuyente.