Nueva ley de atención al cliente
¿Quién no ha perdido la paciencia ante un servicio de atención al cliente? Máquinas que hacen de barreras impenetrables, interminables periodos de espera y, después de horas al teléfono y hablar con mil teleoperadores lo único que hemos conseguido es un cargo astronómico en nuestra factura de teléfono (los números de atención al cliente son de tarificación especial) mientras que nuestro problema continúa sin ser resuelto.

Sin embargo parece que esto va a cambiar, ya que El Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de ley de Servicios de Atención al Cliente, una norma que, en muchos aspectos beneficia a los sufridos consumidores, ya que obliga a las empresas que prestan servicios de interés general (telefonía, suministros, etc.) a disponer de números de atención al cliente gratuitos, que deben ser atendidos por personal debidamente formado y que deben estar disponibles durante el mismo periodo en el que prestan servicio.

Otro aspecto interesante de esta ley es que impide a las empresas obtener ingresos adicionales mediante los servicios de atención al cliente, lo que ocurre actualmente dadas las altas tarifas de los servicios, o que las líneas de soporte al cliente sean utilizadas para otros fines como, por ejemplo, vender o promocionar sus servicios.

La ley establece también que haya un periodo máximo para resolver las quejas y reclamaciones, lo que, explicó el Gobierno, va a suponer un gran ahorro de tiempo y de dinero para los consumidores.

Y finalmente se recoge otro punto que hasta ahora a muchos nos suena como de ciencia ficción, como es que el tiempo máximo de espera desde que llamamos a atención al cliente no podrá superar el minuto para, como mínimo el 90 por 100 de las llamadas realizadas a este servicio.