Órdenes de compra-venta de acciones
A la hora de operar en bolsa, hemos de utilizar dos órdenes básicas: la compra y la venta de acciones. Sin embargo, no es tan sencillo como decir estas dos palabras, ya que para que una orden de compraventa sea operativa en Bolsa debe cubrir una serie de requisitos para tener sentido dentro del mundo bursátil. Estos requisitos son:

– Si la orden es de compra o venta: Aunque este punto parece obvio, no debemos dejar de informarlo para dejar constancia del mismo.

– Valor: El tipo de acción que queremos comprar o vender, es decir, de qué compañía queremos comprarla o venderla.

– Títulos a comprar: En este punto especificaremos cuántas acciones queremos comprar o vender.

– Precio: El precio al que queremos realizar la compra o la venta. La elección del precio determinará el tipo de orden que vamos a dar a nuestro agente en bolsa.

Los diferentes tipos de orden de compraventa que existen en el mercado bursátil son los siguientes:

– Órdenes con límite: Son aquellas sujetas a un límite de cotización, que siempre se debe indicar en euros y céntimos por unidad. De este modo, para la compra de acciones nunca superaremos el límite que hemos establecido.

– Órdenes de venta stop loss o de pérdida limitada. Sirven para controlar el riesgo de la inversión y, al igual que las anteriores, las expresaremos en euros y céntimos. Las órdenes de venta stop loss nos permiten vender las acciones a tiempo si se produce una caída en la cotización de las mismas, ya que se hace efectiva cuando la cotización baja del nivel que hemos determinado.

– Órdenes de compra stop buy al alza: Con ellas, cuando la cotización llega a sobrepasa el límite que hemos fijado (stop buy), se realiza la orden de compra al precio más bajo.