Pago del IBI en la compra de la vivienda
Cuando compramos una vivienda son muchos los aspectos que debemos tener en cuenta de la misma. Además de comprobar que no tenga ninguna carga oculta, como hipotecas o embargos, también debemos asegurarnos de que no existen deudas con la comunidad u otros recibos impagados. En este aspecto se puede plantar la cuestión de si es posible comprar una vivienda si el vendedor no está al corriente del pago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y, en ese caso, a quien le corresponde el pago del mismo, si al comprador o al vendedor.

En lo que respecta al IBI, es necesario presentar una copia del recibo para protocolizarlo en la escritura de compraventa, pero este acto no se invalida porque el recibo no se haya abonado, por lo que se puede comprar una vivienda e inscribirla en el Registro sin que haya sido pagado.

Sin embargo, no debemos olvidar que, a la larga, el impago del recibo del IBI conlleva unas consecuencias que, de no ser abonado, como el recargo de intereses de mora e incluso el embargo de la cuenta bancaria. Por ello, si el vendedor no quiere hacerse cargo del pago del mismo, descontar del precio de la vivienda toda la cantidad que se deba por este concepto (recargos incluidos).

Otro argumento a favor de que sea el comprador quien debe abonar el IBI es que, al devengarse este impuesto el 1 de enero, debe hacerse cargo del pago del mismo quien fuera titular de la vivienda en aquel momento, aunque venda la casa poco después.

Sin embargo, no debemos olvidar que el vendedor y el comprador también pueden llegar a un acuerdo sobre quién debe abonar el impuesto, y hacerlo, por ejemplo, de forma proporcional al tiempo que cada uno resida en la vivienda durante el año de vigencia del impuesto. La elección es de los particulares.