¿Para qué sirve un Mystery Shopper?
Es indiscutible que una buena atención al cliente resulta indispensable para que un negocio prospere y se mantenga a flote. Por ello, si queremos verificar si la atención a los clientes que se está ofertando en nuestro negocio es la que tanto nosotros como los clientes esperan, nada mejor que utilizar un Mistery Shopper.

Esta técnica consiste en que una persona simula ser un cliente o un usuario de los servicios de nuestra empresa para así poder determinar qué puntos se deben mejorar y qué puntos a favor se deben mantener.

Esta técnica nos ofrece información sobre los puntos a mejorar en la interacción con los clientes o usuarios. Un cliente satisfecho vuelve y además nos hará publicidad positiva, pero un cliente insatisfecho nunca vuelve, y nos hará publicidad negativa.

La valoración que se hace del servicio es totalmente objetiva, en la que la persona que está realizando la compra simulada valora tanto el cumplimiento de las normas fijadas por el establecimiento como la atención personal que está recibiendo como cliente.

La simulación de la compra la realizan profesionales que vistan el establecimiento y actúan en todo momento como si fueran clientes que van a realizar una compra o a solicitar el servicio. Aunque sus interacciones con los empleados parecen totalmente normales, su comportamiento está muy medido y prestan atención a detalles como la rapidez de la atención inicial, el aspecto y modales del empleado, el trato con el cliente, etc., de forma que posteriormente puedan dar una panorámica completa de dicho servicio.

Normalmente no se hace sólo una visita al establecimiento, sino varias y en distintos momentos, o con diferente afluencia de público para verificar el mayor número de situaciones posibles.

Finalmente, con todos estos datos se elabora un informe que permite a la empresa mejorar la calidad de la atención y el servicio al cliente, lo que redunda en la mejor marcha de la empresa.