¿Podemos perder dinero con los depósitos?
Si tenemos unos ahorros y queremos invertirlos de forma segura, una de las opciones que tenemos para ello son los depósitos a plazo fijo. Estos depósitos nos aportan la tranquilidad de una inversión que no está sometida a los vaivenes de la Bolsa y una rentabilidad que cobramos de forma periódica. Sin embargo, si no los gestionamos de forma adecuada o si no elegimos el tipo correcto de depósito, lo que en principio podía parecer una opción segura, puede terminar ocasionándonos pérdidas en el dinero invertido.

En los depósitos tradicionales a plazo fijo, aquellos que nos rentan un interés de forma periódica, es donde nuestra inversión de dinero se encuentra más segura, aunque obtendremos una rentabilidad bastante baja. En este tipo de depósitos no es posible perder la inversión inicial, pero si incumplimos alguna de las cláusulas del contrato del depósito, sí podemos perder los intereses generados.

Habitualmente la pérdida de los intereses se produce cuando retiramos el dinero antes del plazo determinado para ello.

Esto también puede suponernos una pérdida en los beneficios debido a la comisión por cancelación anticipada, comisión que aparece también en el contrato de depósito. Para evitar esto, es aconsejable contratar depósitos que no tengan dicha comisión o que sea lo más baja posible, por si necesitamos cancelar el depóstio0 antes del plazo.

Si buscamos una mayor rentabilidad, podemos decidirnos por invertir en depósitos estructurados, pero en este caso debemos tener en cuenta que, como están referenciados a un índice de la Bolsa, podremos obtener más o menos intereses dependiendo de cómo se comporte dicho valor en Bolsa. Cancelar anticipadamente este tipo de depósitos también puede suponer una gran pérdida en la inversión, ya que no sólo puede causar la pérdida de los intereses, sino que dicha comisión puede alcanzar al capital invertido.