Precauciones al contratar préstamos de empresas privadas
Cuando no podemos hacer frente a pagos que debemos realizar o nos sobreviene un imprevisto y no tenemos fondo de emergencia, nos vemos obligados a acudir a nuestra entidad bancaria a solicitar un préstamo. Actualmente, sin embargo, conseguir que nos concedan un préstamo personal es bastante difícil si no aportamos las suficientes garantías por lo que, si amigos o familiares no nos pueden ayudar a hacer frente al pago, nos veremos obligados a solicitarlo a una de las muchas empresas privadas que actualmente otorgan préstamos personales.

Aunque nos puedan ayudar a salir de un apuro, es necesario tomar una serie de precauciones para evitar, con esta solicitud, endeudarnos más de lo que estamos y crearnos así más problemas en el futuro.

Antes de contratar el préstamo, debemos tener en cuenta que es aconsejable operar con entidades que sean supervisadas por el Banco de España o las que hayan sido autorizadas por el mismo, ya que, si tenemos algún problema en el futuro, esto nos servirá de protección de nuestros derechos.

Debemos también comparar las opciones que tenemos a nuestro alcance, ya que aunque estas entidades nos ofrezcan más facilidades al concedernos el crédito, el interés que deberemos pagar será mucho más alto, por lo que debemos asegurarnos de que podremos hacer frente a las cuotas.

Leer la letra pequeña es esencial, para no firmar cláusulas que nos puedan perjudicar en el futuro, como, por ejemplo, renunciar a nuestro derecho a reclamar en caso de que la entidad no cumpla lo pactado.

Por otra parte, es importante tener precaución con aquello que ofrezcamos como aval, ya que en caso de impago, será ejecutado por rapidez, tras los primeros impagos.

Lo mejor es recurrir a estas entidades para préstamos pequeños. Si no es así, es aconsejable buscar financiación por otra vía.