Precauciones ante el asesoramiento de bancos y cajas
Muchas personas, a la hora de decidirse por realizar una inversión, buscan en la persona que les atiende habitualmente en su banco o caja un asesor que les oriente sobre el producto que más les conviene.

Sin embargo, como ha ocurrido especialmente en las cajas que han sido intervenidas por el banco de España, muchos de estos inversionistas que han confiado en sus asesores se han encontrado con que, lo que en principio parecía una inversión interesante, ha terminado siendo una inversión basura que ha dado al traste con los ahorros de toda la vida, como ha ocurrido con algunas participaciones preferentes.

Por esto, cuando queramos realizar una inversión, aunque confiemos en la opinión de la persona del banco o caja, es necesario que nosotros mismos valoremos realmente el riesgo de la inversión y las consecuencias de la misma sobre nuestros ahorros. Para ello, deberemos leer con detalle el folleto del producto en el que queramos invertir, prestando especial atención a la letra pequeña, y, si no entendemos algo, deberemos preguntarlo, bien al personal de la entidad bancaria o bien asesorándonos por otra vía.

Si, por ejemplo, queremos contratar pagarés, debemos recordar que estos productos, a diferencia de lo que ocurre con los depósitos, no están garantizados por el Fondo de Garantía de Depósitos, sino que la única garantía viene dada por la solvencia financiera de la entidad que los emite.
Por ello, si decidimos invertir en algún producto de riesgo para lograr una mayor rentabilidad, resulta aconsejable, para minimizar el riesgo de una inversión que al final resulte no ser tan rentable como parecía, diversificar la misma, es decir, no invertir todos nuestros ahorros en la misma, para, de ese modo, evitar pérdidas que no podamos afrontar o vernos en la imposibilidad de recuperar nuestro dinero.