Precauciones al empeñar oro y joyas
Para hacer frente a la crisis y llegar a fin de mes, muchas familias se han visto obligadas a empeñar o vender oro y otras joyas, y de ese modo obtener una liquidez extra que de otro modo no habrían podido conseguir. Debido a esta práctica, son muchos los negocios que han aparecido dedicados a la compraventa de. Como quienes acuden a estos negocios son personas que necesitan dinero, a veces éstos se aprovechan de esta situación y no siempre siguen las normas correctas de actuación. Por ello, debemos seguir una serie de recomendaciones cuando decidamos empeñar oro u joyas.

– Antes de empeñarla o venderla, es aconsejable visitar varios establecimientos, comparando las condiciones que nos ofrecen, pero también si nos inspiran confianza o cómo funcionan.

Si tenemos oportunidad, preguntar a quienes ya hayan vendido o empeñado joyas nos puede ayudar a elegir el establecimiento.

– Si tenemos oportunidad, deberemos informarnos del valor aproximado que tiene la joya según los quilates o las gemas con las que esté adornada, para de ese modo tener un precio de referencia, aunque siempre nos ofrecerán un valor menor. Pesar las joyas también es recomendable, para conocer de antemano la cifra y observar si en el establecimiento la pesan correctamente.

– Si acudimos a un establecimiento privado, no dependiente de una Caja de Ahorros, deberemos quedarnos con una copia del contrato, por si fuera necesario reclamar posteriormente. En este contrato deben figurar la empresa que realiza la tasación de la joya y los intereses y recargos que nos cobra el establecimiento por la gestión, puntos que deberemos leer con cuidado, para no llevarnos sorpresas una vez firmado.

– Si la empresa no nos solicita el DNI, deberemos desconfiar de la misma, ya que es un requisito obligatorio en este tipo de contratos.