Primero el IRPF, ahora el IBI
La subida del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas no es el único tributo al que han afectado las medidas del gobierno de Mariano Rajoy para combatir el déficit, sino que también van suponer un incremento en el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). La subida de este impuesto es algo a lo que los contribuyentes propietarios de una vivienda ya están acostumbrados, pero esta vez la subida afectará también a los propietarios de locales comerciales, oficinas, edificios industriales y naves.

El gobierno ha anunciado que, como ocurre con el IRPF, se trata de una medida temporal, que se aplicará sólo durante este año y el que viene, con objeto de paliar la situación en la que se encuentran las arcas municipales de todo el país.

A esta subida del IBI, que en lugares como la Comunidad de Madrid será del 4%, deberemos añadir también la subida derivada de la actualización del valor catastral de los inmuebles que se realiza cada año, con lo cual tendremos que tener en cuenta ambas subidas para calcular cuánto dinero pagaremos finalmente en concepto de este impuesto.

Sin embargo, no todos se verán afectados por esta medidas ya que en algunas Comunidades Autónomas como la de Madrid quedan exentas de este incremento en el IBI la mitad de las viviendas situadas en la ciudad y que tengan un menor valor catastral, que en el caso de Madrid son 700.000, lo cual sin duda supondrá un alivio para las economías de los propietarios de dichas viviendas.

Sin embargo, esta exención no se ha contemplado para los propietarios de ocales comerciales, oficinas y otros edificios no residenciales, que deberán hacer frente a la misma independientemente del valor catastral del inmueble.