Productos de inversión de alto riesgo
A la hora de invertir nuestro dinero, dependiendo cuál sea nuestro perfil inversor, buscaremos productos en los que el riesgo sea menor o mayor, es decir, en los que tengamos más o menos posibilidades de perder la inversión que hemos realizado.

En los productos de inversión, cuanto mayor es la rentabilidad, mayor suele ser el riesgo que lleva aparejado el producto, lo que hace que existan productos de inversión de alto riesgo en los que podemos ganar mucho, pero también perderlo. Para minimizarlo en todo lo posible, es necesario tener en cuenta una serie de pautas:

– Warrants: Se trata de una opción de compra o venta a largo plazo sobre un activo concreto, a un precio determinado de antemano y durante un periodo de tiempo concreto.

Como su valor está ligado a los índices, las acciones o la cotización de los metales a los que está referenciados, si nos equivocamos a la hora de elegirlos, podemos incurrir en grandes pérdidas. Por ello es necesario conocer todo lo posible la tendencia que van a seguir aquellos activos a los que se encuentran ligados.

– Opciones: Al igual que las anteriores, su precio depende del precio de otro activo al que se encuentra referenciado. Lo más habitual es que se compren sobre acciones, pero sólo son recomendables para inversores realmente agresivos, ya que las pérdidas que podemos sufrir si no operamos correctamente serán mucho más grandes que si actuáramos directamente sobre dichos activos.

– Contratos por diferencias (CDF’s): Su riesgo viene dado de que no existe una regulación exacta de los mismos. Al derivar de un contrato entre un inversor y una entidad financiera, su valor está condicionado al precio que le ofrezca la entidad.