Propinas: un gasto a tener en cuenta para las vacaciones
Seguramente estarás pensando en organizar las vacaciones de verano y decidiendo el destino al que viajarás. Una elección en la que muchas veces no se tienen en cuenta gastos adicionales que se presentan y que pueden elevar el coste final de las vacaciones, además de descuadrar el presupuesto que se ha destinado. Y, entre esos gastos, se encuentran las propinas, que son obligatorias en muchos países y que, si no se dejan, se puede considerar como una ofensa. Aparte, no en todos los lugares se tiene que dejar la misma cantidad que, aunque sea pequeña, se debe conocer sobre todo cuando se viaja con un presupuesto limitado porque, al final, la suma de todas las propinas puede suponer un gasto importante. Además, al calcularse habitualmente como un porcentaje sobre el importe de la compra o consumición, puede suponer algún susto a la hora de pagar si lo que hemos comprado tiene un importe considerable.

Propinas obligatorias

Dentro de los países en los que sí hay que dejar propina se encuentra Estados Unidos. Quien más o quien menos seguro que ha visto alguna película en la que los camareros tienen un sueldo con el que apenas les llega para vivir, que se complementa con las propinas que reciben. Pero, ¿qué cantidad hay que dejar? Aproximadamente entre el 15% y el 20% del importe de la cuenta. Un porcentaje que sirve de guía para aquellas personas que pongan rumbo a Canadá.

En otros destinos hay que dejar menos cantidad en concepto de propinas. Es el caso de la India, Reino Unido, México, Cuba, Turquía o Uruguay. En todos ellos, la pauta a seguir es dejar alrededor de un 10% del valor de la cuenta.

Recomendable

En otros países, la propina no es obligatoria ni necesaria, pero sí que es recomendable porque forma parte de su cultura. Es el caso por ejemplo de la mayoría de los países de la Unión Europea, aunque en España no es tan preciso puesto que normalmente se asocia como una señal de agradecimiento.

Propinas: un gasto a tener en cuenta para las vacaciones
Además de los estados miembro de la Unión Europea, también es aconsejable dejar propina en Egipto, Maruecos, Sudáfrica y Túnez. En todos ellos no hay una norma clara sobre la cantidad correspondiente a las propinas aunque, a modo orientativo, suele decirse que es en torno al 10% del valor de la cuenta.

Sin propinas

En otros países, por el contrario, no es preciso dejar propina al realizar compras o bien por las consumiciones en restaurantes, hoteles, cafeterías… porque se entiende como algo opcional. Este grupo está formado por países como Australia, Nueva Zelanda, Islandia, Dinamarca, Finlandia y Noruega.

Sin embargo, hay otros destinos en los que no hay que dejar nunca una propina porque no es algo habitual. Además, se puede entender como una ofensa por los camareros o persona que nos hayan atendido o percibir el gesto como que su trabajo no ha sido valorado suficientemente. Es el caso de países como Japón, Singapur, Paraguay y China. Para mostrar la satisfacción con el servicio que se ha recibido, basta con dar las gracias y sonreír al hacer el pago de la cuenta.