¿Qué deudas pagar primero?
La mayoría de nosotros tenemos que hacer frente a muchos pagos todos los meses gastos que hemos ido pagando sin ningún problema hasta que, por circunstancias como quedarnos en paro, una rebaja de sueldo o un aumento de otros gastos hacen que no podamos hacer frente a todos ellos.

En este momento, la reacción suele ser de pánico, sobre todo si nunca hemos dejado de pagar un recibo. Sin embargo, lo primero que debemos hacer es trazar un plan de pago de las deudas, para determinar cuáles pagamos primero o, dicho de otro modo, qué deudas nos puede acarrear mayores consecuencias no pagar.

Si tenemos que elegir, lo mejor es pagar el crédito hipotecario. De este modo, evitaremos que nos embarguen la vivienda a nosotros y a quienes nos han avalado para obtener el crédito.

Si no podemos hacer frente al pago de la hipoteca, es el momento de intentar negociar con el banco las condiciones del préstamo, para encontrar el modo de reducir las cuotas, bien alargando el plazo o bien con un periodo de carencia, por las que paguemos una cantidad a la que sí podamos hacer frente.

Las siguientes deudas que deberemos pagar son aquellas cuyo impago nos pueda suponer un embargo en nuestra nómina o pensión, como son los impuestos, tributos, tasas, multas, etc., ya que un embargo supondría una reducción de nuestros recursos y agravaría aún más nuestra situación financiera.

A continuacion deberemos pagar los recibos de agua, luz, teléfono, etc., para evitar que nos suspendan el suministro. Para reducirlos lo más posible, deberemos utilizar todas las medidas de ahorro a nuestro alcance y dar de baja servicios superfluos.

Los préstamos que nos han hecho amigos y familiares, ocuparán el último lugar en la lista, ya que no generan intereses y será más fácil negociar el pago con ellos.