¿Qué es la economía social?
Cuando hablamos de economía, solemos referirnos a cifras, rentabilidades, ganancias, pérdidas, etc. Sin embargo, existe otro tipo de economía que, aunque menos conocida, tiene gran importancia en el mundo actual y que surge en el sector privado, como es la economía social.

La economía social está formada por organizaciones privadas, como son las cooperativas, mutualidades y asociaciones, cuyo funcionamiento se rige por procesos democráticos.

La economía social se divide en dos sectores principales:

– El sector del mercado. Lo integran organizaciones con funcionamiento democrático y en las que el reparto de beneficios no se hace proporcionalmente al capital aportado por cada miembro de la organización. En este apartado se encuadran organizaciones como las cooperativas, sociedades laborales, mutualidades de seguros, mutualidades de previsión social y cooperativas de crédito.

– El sector del no mercado, que está formado por las instituciones que no tienen ánimo de lucro, como asociaciones o fundaciones.

Esta economía social ha dado nacimiento a un sector solidario que tiene gran importancia en nuestra sociedad, ya que sirve, en muchos casos para cubrir las necesidades de personas y colectivos que, de otro modo, no tendrían cabida en la economía de mercado por la que se rigen los países capitalistas.

En la Unión Europea es el Comité Económico y Social Europeo quien promueve y ayuda a consolidar la economía social en Europa, lo que realiza defendiendo, dentro de la Unión Europea, los intereses de los distintos grupos económicos y sociales que integran la Europa del Euro.

Uno de los exponentes más conocidos de la economía social son los microcréditos, que son pequeños préstamos que se dan a personas sin recursos que no pueden acceder a la financiación que ofrecen los bancos. Estos microcréditos están ayudando sobre todo a personas de países en desarrollo a salir de la pobreza.