Qué es una Unión Temporal de Empresas
A veces, una empresa por sí misma no puede hacer frente a la fuerte inversión de capital necesaria para participar en una obra o concesión, o necesita unirse a otras para paliar una situación económica difícil. Es en este caso cuando nace la Unión Temporal de Empresas (UTE), que consiste en que dos empresas o empresarios se unen durante un periodo determinado de tiempo para llevar a cabo una obra o servicio de forma conjunta.

Esto no significa que se cree una nueva empresa, ya que la UTE resultante de la unión de ambas no tiene personalidad jurídica propia.

La constitución de una UTE tiene ventajas para ambas empresas, ya que les permite tener una mayor capacidad de financiación, abrirse a mayores posibilidades de negocio y a nuevos mercados y diversificar los riesgos que pueda conllevar dicha operación.

Normalmente, las empresas se constituyen en UTE para realizar una obra o servicio concreto, tanto dentro como fuera de España. Pueden constituir una UTE tanto empresas con personalidad jurídica como personas físicas.

Para crear una UTE es necesario que intervenga un notario para que dicha creación se eleve a escritura pública. Se crearán una serie de estatutos para la Unión de Empresas en los que se debe recoger, como mínimo, el objeto social de la UTE (para qué ha sido creada), quienes la integran, la duración, las aportaciones iniciales y el porcentaje de participación de cada empresa dentro de la UTE, así como la forma de hacer el reparto de las ganancias si se obtienen.

Para que su constitución sea plena, es necesario que sea inscrita en el Registro Mercantil, según se recoge en la Ley 18/1982 de 26 de mayo que, aunque ha sufrido varias modificaciones, regula todo lo concerniente a dichas uniones.