Qué hacer cuando heredamos productos financieros
Cuando una persona muere, sus bienes pasan a sus herederos. En el caso de las cuentas bancarias y otros productos como acciones o fondos de inversión esto no significa que los herederos puedan hacerse cargo de ellos inmediatamente después de la muerte del causante, sino que deben realizar una serie de trámites para que dichos bienes cambien de titularidad.

Por ello, cuando una persona fallece, la entidad bancaria lo primero que hace es bloquear las cuentas del fallecido hasta que los herederos del mismo puedan demostrarle realmente que lo son. Para ellos, quienes hayan sido nombrados como tales en el testamento del fallecido, antes de poder acceder a sus cuentas, tienen que presentar a la entidad los siguientes documentos:

-El certificado de defunción de la persona, que debe estar expedido en la localidad en la que ha fallecido el causante.

– El Certificado de últimas Voluntades. A éste deben acompañar el testamento, si el fallecido lo dictó o la Declaración de herederos realizada por el juzgado en la que se identifique a los herederos como tales.

– El certificado de que hemos liquidado el Impuesto de Sucesiones y Donaciones si el hecho se produce en una Comunidad en la que éste esté aún vigente o la Declaración de Exención de este impuesto, en el caso de que no lo esté. La presentación de este documento es imprescindible, ya que si no lo hubiéramos abonado, será el banco el que estará obligado a hacerlo, por lo que no van a aceptar la no recepción del mismo.

– Los documentos de Aceptación y de Partición y Adjudicación de la Herencia.

Una vez cumplidos todos estos requisitos, los herederos ya pueden acceder a la herencia del fallecido. Eso sí, debemos recordar que una vez aceptada la herencia, heredamos tanto los bienes como las deudas del fallecido.