Qué hacer si no podemos pagar a hacienda
Al realizar la declaración de la renta, muchos contribuyentes se dan cuenta de que no pueden hacer frente al pago de la misma, sobre todo aquellos que durante el ejercicio pasado estuvieron en paro y trabajando, con lo cual, como se han tenido dos pagadores, la cifra resultante es bastante elevada. Ante esta situación, tenemos varias opciones:

– Fraccionar el pago en dos plazos. El primero, del 60% del importe a pagar, se debe ingresar cuando presentemos la declaración en plazo. El segundo plazo, el 40% restante, se puede ingresar hasta el 7 de noviembre de 2011. Este fraccionamiento del pago no conlleva intereses.

– Solicitar a hacienda el aplazamiento de la deuda. En este caso, sin embargo, sí tendremos que pagar intereses de demora, un 5. Para solicitar este aplazamiento tenemos que demostrar a hacienda que tenemos dificultades económicas que hacen imposible que el pago del impuesto en su totalidad y propondremos cómo abonaremos dicho importe. Además, si la deuda supera los 6.000 euros, cuando solicitemos el aplazamiento deberemos también presentar un aval, una garantía hipotecaria, pignoraticia o personal.

Si hacienda acepta nuestra solicitud, pagaremos en los plazos que hemos propuesto, como si abonáramos un crédito.

– Pedir un préstamo a familiares: Si podemos, ésta es la mejor opción, ya que no tendremos que abonar intereses. Se puede firmar un documento privado en el que reflejemos la cantidad prestada y la forma y plazos de devolución que hayamos acordado.

– Solicitar un préstamo: Si no podemos demostrar a hacienda que no tenemos modo de abonar el impuesto, podemos solicitar un préstamo. Actualmente, muchas entidades ofrecen a sus clientes préstamos específicos para cubrir esta eventualidad. Las condiciones de estos productos varían, por lo que deberemos comparar y contratar así la opción más ventajosa y que menos endeudamiento nos suponga.