¿Qué ocurre si quiebra Grecia?
Día sí y día también, los griegos se manifiestan en contra de los recortes que la Unión Europea impone a Grecia para poder acceder a la ayuda de 60.000 euros que los países de la Eurozona le han ofrecido para ayudarla a salir de la difícil situación económica en la que se encuentra.

Sin embargo, los dirigentes de los países europeos no parecen tener prisa y mientras tanto, la calificación de su deuda cae en picado y día también las bolsas europeas se ven sometidas a vaivenes producidos por rumores económicos más o menos intencionados que corren como la pólvora entre las bolsas. Ante ello, no podemos por menos de preguntarnos qué ocurre si, efectivamente, Grecia quiebra, es decir qué ocurre cuando quiebra un país.

La primera consecuencia sería la insolvencia inmediata que sufriría la banca griega si efectivamente se produjera dicha quiebra, ya que son los bancos los mayores tenedores de la deuda del estado de su país. Esta situación obligaría al gobierno a salirse del euro y a volver a acoger el Dracma como moneda, devaluándola de una forma casi brutal para poder hacer frente a la situación.

Para ello, tendría que prohibir que los particulares pudieran retirar el dinero que tuvieran depositado en los bancos (un “corralito” como el que tuvo lugar en Argentina) con lo que es previsible que se produjeran disturbios por todo el país.

Y además, la quiebra de Grecia actuaría como una onda expansiva que afectaría a los países con economías más débiles de la Unión Europea, como Irlanda, Portugal, Italia y España, haciendo subir la prima de riesgo de su deuda hasta máximos imposibles, lo que podría llevar a una quiebra de la zona Euro.
Por ello, no nos queda más que esperar que la Unión Europea se ponga manos a la obra y ayude a Grecia a salir de esta situación, para ayudar así al resto de las economías.