Qué ocurre si somos elegidos para formar parte de una mesa electoral
El 20 de Noviembre se van a celebrar elecciones generales, lo que supone la designación de aquellas personas que van a componer las mesas electorales. Esta selección se hace mediante sorteo público y pueden ser elegidas todas las personas mayores de 18 años y menores de 65 que sepan leer y escribir, ya sea para ser Presidentes, Vocales y suplentes de estos.

Para muchos de nosotros la idea de pasarnos el domingo de las elecciones en una mesa electoral no resulta atractiva, lo que hace que muchos de los designados se inventen cualquier excusa para intentar evitarlo, e incluso barajen la posibilidad de no presentarse, pero antes de hacer esto deberemos pensárnoslo dos veces, ya que si decidimos no acudir, estaremos cometiendo un delito electoral, que nos puede ocasionar una pena de arresto de 7 a 15 fines de semana y multa de 2 a 10 meses.

Esto no significa que aquellos que aquellos que no pueden acudir se vean obligados a ellos, sean cuales sean sus circunstancias. Si somos elegidos y por razones de salud u otras no podemos ser miembros de la mesa electoral, tenemos siete días desde que hemos sido designados para presentar nuestras alegaciones ante la Junta Electoral de Zona (JEZ). Dicha junta resolverá en cinco días, resolución que no se puede recurrir. Si nuestras alegaciones son aceptadas, será quien esté designado como primer suplente quien pase a ocupar nuestro puesto.

Los miembros de las Mesas sí tienen derecho a una compensación económica en concepto de dieta de 60€, y los trabajadores por cuenta ajena y funcionarios, tienen derecho a un permiso retribuido de jornada completa durante el día de la votación si fuera laborable, y a una reducción de su jornada de trabajo de cinco horas el día inmediatamente posterior.