¿Qué son los dividendos?
Aunque no poseamos acciones de una empresa, seguramente estaremos familiarizados con el término dividendos, ya que se escucha continuamente en los medios de comunicación, aunque no todos tenemos realmente claro de qué estamos hablando cuando nos referimos a los dividendos.

Pero quienes son accionistas sí lo saben, y no es de extrañar, ya que los dividendos son las ganancias que les proporciona el hecho de estar en posesión de acciones de una empresa. Cuando una empresa obtiene beneficios, una parte de los mismos los suele reinvertir en su desarrollo y otra parte la destina a repartir los beneficios entre los accionistas.

Qué parte se dedica a cada partida vendrá generalmente determinado por las leyes de cada país, que suelen limitar la distribución de los dividendos entre los accionistas obligando a las empresas a reinvertir siempre una parte de los beneficios en sí mismas, para garantizar la continuidad de las mismas y evitar que se vean ante una situación de descapitalización.

Respetando ese límite, será ya la empresa la que determine cómo se distribuyen los beneficios, siempre teniendo cuidado de mantener el equilibrio entre ambas partidas.
Los accionistas no siempre perciben sus dividendos en dinero, sino que muchas veces lo hacen en acciones de la empresa.

Si decidimos adquirir acciones de una empresa, es importante fijarnos en el tanto por ciento de sus beneficios que ésta destina a acciones, ya que cuanto mayor sea el porcentaje, mayores serán nuestros dividendos. Sin embargo, al hacer esas cuentas no debemos olvidarnos del hecho de que siempre que las ganancias que recibamos por este concepto superen los mil euros anuales, tendremos que tributar por esta ganancia patrimonial, concretamente un 18% del valor de la misma. Por ello, dependiendo de nuestra capacidad inversora, es necesario que hagamos números y determinemos cuál sería la mejor inversión para nosotros.