Qué son los tipos de cambio
Cuando queremos cambiar euros a moneda de otro país que no esté dentro de la eurozona, nos damos cuenta de que, dependiendo de cuándo lo hagamos, podemos conseguir más o menos dinero en la moneda extranjera por la misma cantidad de euros. Esto se debe al tipo de cambio que rija en cada momento.

El tipo de cambio se define como el precio de una moneda extranjera expresado en términos de la moneda que rige en nuestro país, o viceversa, el valor de nuestra moneda en términos de moneda extranjera.

Hay dos clases de tipos de cambio:

– Tipo de cambio real: Que es aquel por el que se valoran los bienes y servicios de un país dependiendo de la moneda de los países en las que se fabriquen dichos bienes o se ofrezcan dichos servicios.

– Tipo de cambio nominal: Se llama así a la variación a lo largo del tiempo de los valores de una determinada divisa en comparación con otra.

Aunque normalmente los tipos de cambio son variables también existen otros fijos o semifijos, como en el caso de la Unión Europea. Cuando los países integrantes de la misma adoptaron la moneda única, llevaron cada una de sus monedas nacionales a un tipo de cambio fijo con la moneda única, es decir, el euro.

Los tipos de cambio tienen mucha importancia para la contabilidad de las empresas multinacionales que compran y venden en diferentes países, así como las empresas dedicadas tanto a la importación como a la exportación, ya que al exportar e importar se debe siempre reflejar el valor de origen del bien o servicio, el tipo de cambio y el valor de la operación en términos de nuestra propia moneda.