Requisitos para la salida a bolsa de una empresa
A menudo vemos como ciertas empresas que van creciendo llega un momento en el que salen a cotizar en bolsa. Y aunque en principio parece que esta operación “va de soi” con la evolución lógica de una empresa que va creciendo, el proceso por el cual una empresa sale a cotizar a bolsa no es sencillo.

Lo primero que tiene que determinar la empresa es qué objetivo persigue con la salida a bolsa. Normalmente están relacionados con la financiación de la empresa, ya que la salida a bolsa proporcionará recursos financieros a la empresa tanto ahora como en el futro y además permitirá mejorar la estructura financiera de la empresa.

A continuación debe determinar cómo quiere salir a bolsa, si mediante una Oferta Pública Inicial (OPV) o mediante una oferta pública de suscripción (OPS) o una combinación de ambas. En el primer caso se persigue dar salida a los accionistas y en el segundo el objetivo principal es captar financiación.

Una vez fijado este modelo, la empresa deberá contratar los servicios de un banco de inversión que coordine la oferta y valore la empresa y de un despacho de abogados que realice todos los trámites legales necesarios.

Una vez realizados estos trámites, llega el momento de determinar el precio con el que la empresa comenzará a cotizar en bolsa y la redacción del folleto de salida a bolsa, que debe ser depositado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores para que los posibles inversores tengan acceso a él para consultar las condiciones de la inversión.

Además, para poder cotizar en bolsa, la empresa debe cumplir una serie de requisitos, como son:
– Tener un capital mayor de 1.202.025 euros.
– Contar con al menos 100 accionistas
– Tener unos beneficios netos superiores al 6 % del capital en los 2 años anteriores o en 3 no consecutivos en un periodo de 5 años.