Sanciones por errores u omisiones en la declaración del IRPF
Cuando ya estamos más cerca de tener que presentar la declaración de la Renta, son muchos los que ya están haciendo cálculos sobre si les saldrá a devolver o a ingresar y, en éste caso, cuánto tendrán que pagar a la Agencia Tributaria. En muchos casos, no realizamos la declaración de forma correcta, bien por cometer involuntariamente algún error o por intentar ocultar o cambiar datos de cara a lograr pagar menos en la declaración. Esto, a la larga, nos puede salir muy caro, ya que podemos tener que hacer frente a una sanción de Hacienda.

Las sanciones, además, cada vez son más cuantiosas en un intento de Hacienda por controlar el fraude, por lo que podemos encontrarnos con multas de hasta 30.000 euros, y, además, perder el acceso a determinadas subvenciones o ayudas públicas, o incluso no poder trabajar en la Administración.

La ocultación de datos a Hacienda puede hacerse por error, es decir, que no hayamos realizado bien la declaración, o por haber ocultado datos deliberadamente al fisco. En el primer caso, si la cantidad que debíamos pagar a Hacienda es menor de 3.000 euros, nos sancionarán con una multa del 50% de la cantidad que no hayamos ingresado, y habremos cometido una infracción leve.

Si lo que tenemos que pagar supera los 3.000 euros y Hacienda demuestra que hemos ocultado de forma fraudulenta datos o hemos incurrido en falsedad documental para justificar algún dato, incurriremos en una infracción grave y Hacienda nos sancionará con una multa que varía entre el 100% y el 150% de la cantidad que deberíamos haber ingresado, dependiendo de las circunstancias.

Si por el error que hemos cometido, Hacienda nos ha devuelto una cantidad a la que no teníamos derecho, deberemos realizar la devolución de la misma y abonar un recargo adicional del 50% de ésta.