Se prohiben los pagos en efectivo de más de 2.500 euros