Ventajas de los fondos de inversión
Una forma inteligente de invertir nuestros ahorros es hacerlo en fondos de inversión, ya que ofrecen una serie de ventajas a los inversores que merece la pena conocer para a obtener la máxima rentabilidad de nuestro dinero:

No requieren grandes cantidades de dinero

Si solamente disponemos 1.000 euros nos será por ejemplo muy difícil invertir en un conjunto variado (diversificado) de acciones. Por el contrario, si compramos participaciones en un fondo de inversión eso no será un problema y, además, los costes se repartirán entre todos los partícipes. Por otra parte, una vez realizada la inversión mínima inicial (puede variar dependiendo del fondo) nosotros podremos seguir haciendo aportaciones periódicas por cantidades pequeñas.

Son fáciles de comprar y vender

Si queremos invertir en un fondo de inversión podemos hacerlo directamente en la ventanilla del banco o caja de ahorros que sea depositario del fondo, por teléfono o por Internet con un clic del ratón. Pero independientemente de la opción que elija, lo cierto es que comprar un fondo de inversión es una operación bastante sencilla que no requiere grandes conocimientos financieros.

Son instrumentos perfectamente regulados

El fondo de inversión no puede hacer lo que quiera con nuestro dinero. Tiene que respetar una reglas marcadas por un reglamento de gestión que especifica en qué activos se destinará el dinero. Todo ello siempre dentro del marco de la Ley y Reglamento de las Instituciones de Inversión Colectiva. Además, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tiene entre sus funciones las de controlar la actuación de los propios fondos de inversión y proteger a los inversores de las malas actuaciones de los gestores. Por otro lado, se encargan de controlar que el cálculo del valor liquidativo ha sido realizado correctamente.

Es importante saber que a excepción de los fondos garantizados comercializados como tal, los fondos no garantizan ninguna rentabilidad, de modo que es variable y eso supone correr riesgos. Por lo tanto puede darse el caso de perder dinero invirtiendo en un fondo. Conviene recordar que el valor del fondo no es otra cosa que el valor de todos sus activos. Si esos activos pierden valor, el fondo también perderá valor. No obstante la probabilidad de que usted pierda todo su dinero al invertir en un fondo de inversión es mucho menos que invirtiendo directamente en bolsa. Todos los activos del fondo suelen estar bien diversificados para evitar minusvalías y maximizar las inversiones.

Están gestionados de forma profesional

Este punto es quizás el más importante. La mayoría de personas no conoce el funcionamiento de los mercados pero quiere aprovecharse de los potenciales beneficios del mismo. Si quieres invertir directamente en acciones, deberás saber interpretar un balance, una cuenta de resultados o estudiar análisis técnico. Tales conocimientos no son necesarios para invertir en un fondo de inversión. Sin embargo, conviene que el partícipe entienda cómo funcionan los mercados de acciones y de renta fija, además del sector o mercado en el que invierte específicamente el fondo que deseas contratar.

Sin duda, los fondos de inversión son la mejor opción para invertir en determinados mercados de difícil acceso para el pequeño inversor así como para aquellos inversores que no dispongan del tiempo, de las ganas y del dinero necesario para constituirse ellos mismos una cartera diversificada de títulos. Todo con la garantía de que una entidad gestora va a proteger su dinero y va a estudiar los mercados de forma profesional para obtener el máximo beneficio.